Entrevista Cadena Ser – Sergio Alonso: “El ser honesto en política cuesta mucho dinero” (08.06.2017)

Estimados lectores;

En el día de ayer, el periodista Evaristo Quintana me hizo una entrevista para Cadena Ser con motivo de la próxima entrega de los Premios Ser Canario. Me gustaría compartir con ustedes esta entrevista que considero les puede interesar:

 

Espero que haya resultado de su/tu interés.

Sergio Alonso Reyes

¿Estamos preparados para el cambio?

Estimados lectores,

Quiero compartir con ustedes una intervención que realicé ante los alumnos del Instituto Canario Superior de Estudios – ICSE, acerca de la rápida evolución del mundo, y por tanto, la necesidad de adaptarnos a los nuevos cambios.

“Hay una frase muy de moda: “estar en la zona de confort”, y es en esa situación donde se encuentran los que se resisten al cambio, que en España son demasiados, y que no solo quieren quedarse atrás, sino que además pretenden agarrarnos por la chaqueta para que no avancemos. Claro que si en todos los países estuviéramos en la misma situación no sería tan grave, pero da la casualidad que los sistemas educativos de los países más desarrollados, y dicho de paso, con índices de paro muy inferiores al nuestro, han aprendido que el ser humano ha de seguir desarrollándose para competir en un mundo globalizado.

Los mayores imperios se han venido abajo por instalarse en la comodidad, cuando otros seguían preparando su futuro. España ha llegado tarde a las revoluciones industriales, pero eso no debemos dejar que se repita.

Hace muchos años que empezó la era digital acompañada de la robótica, pero su desarrollo crece de forma exponencial. Los cajeros automáticos y los trenes de lavado los vemos como algo natural, sin darnos cuenta de que son robots, como tantas cosas que utilizamos a diario. Sin embargo, hay artilugios creados hace años que nos deberían indicar hacia donde va el mundo desarrollado. Ahora tenemos que decidir si queremos ser remolcadores o ser remolcados. Esta resistencia al cambio nos llevaría a una dependencia del exterior y al lloriqueo internacional.

Hablamos del coche que se conduce solo, de una enciclopedia parlante, de los drones, de los pequeños submarinos autónomos y, últimamente, de las impresoras 3D, sin darnos cuenta de que no se trata de descubrimientos recientes, si no que llevan años desarrollados y que sólo dependen de su precio de compra y mantenimiento para que se integren en nuestras vidas.

El peligro que nos acecha es el inmovilismo de nuestra AAPP y por supuesto de la política. Mientras discutimos el nombre de las calles, la fibra óptica no avanza a la velocidad requerida por culpa de las trabas burocráticas, ni se preparan las instalaciones por el mismo motivo. El sistema de gobierno de las instituciones está basado en la burocracia, cuando históricamente en los países con un mayor desarrollo, son las inspecciones las que obligan a los ciudadanos a cumplir las normas establecidas. La burocracia solo pretende salvar de responsabilidad a los gestores públicos, provocando con ello una actitud de desconfianza ante el potencial delincuente que es el ciudadano.

En otro orden de cosas, considero imprescindible que implantemos nuevos métodos de producción y distribución.

Hace poco leí que el mundo iba hacia una uberización en los servicios. Para los que no estén familiarizados con el sistema “UBER”, les indico de una forma muy resumida, que es la competencia a los taxis tradicionales, que por cierto ya les apareció otra competencia más económica. Por este motivo, la gestión de las empresas ha de ser horizontal, si queremos aprovechar la inteligencia de nuestros colaboradores. Todo el equipo tiene que sentirse involucrado. Los líderes actuales no dan órdenes, utilizan argumentos para convencer y caminar juntos hacia un objetivo común.

De lo que no cabe duda es que los cambios van a ser brutales para los que estén instalados en la comodidad, o como decía al principio, en la zona de confort, tanto si es empleador como si es asalariado, pues se encontrará absolutamente despistado y se lo llevará la corriente. Un extraordinario ejemplo de lo que digo lo hemos visto en KODAK, ¿quién lo iba a pensar?

En el MOBILE WORLD CONGRESS en Barcelona, se dijeron cosas muy interesantes, probablemente la que más repercusión ha tenido fue la del presidente del BBVA hablando del dramático impacto que tiene ya la tecnología en el giro del sector financiero, transformando al banco en una compañía de software. En resumen, la relación con los clientes será digital, queramos o no.

Ahora para concluir, quiero que sepan que no estoy preocupado por los cambios, pero sí dispuesto a adaptarme, ¿y ustedes?”

Espero sea de su/tu interés.

Sergio Alonso Reyes

 

Tratado de Libre Comercio entre EEUU y UE

Estimados lectores,

En relación al Tratado de Libre Comercio entre EEUU y UE, me he permitido copiar un párrafo que ilustra muy bien el temor a los obstáculos administrativos que yo vengo combatiendo desde hace muchos años, prueba de ello se encuentra en otras publicaciones en este mismo blog.

 Impulsa el crecimiento y aumenta la calidad de vida

Con respecto al crecimiento y el empleo, estudios como el de la Fundación Bertelsmann sitúan a España entre los principales beneficiarios del acuerdo. España sería el cuarto país que más puestos de trabajo crearía si se llegase a concretar el acuerdo, entre 36.000 y 143.000 nuevos empleos, dependiendo de si se reducen solo las barreras arancelarias o si desaparecen también las no arancelarias, que son las que más lastran el comercio.

Este estudio también prevé que España también sea uno de los países en los que habrá un mayor incremento de la renta per cápita a largo plazo, entre 0,31% y 6,55%, en función de si sólo se reducen aranceles o se concluye un acuerdo más amplio, por encima de la media de la Unión Europea que se situaría entre el 0,27% y el 4,95%.”

Espero resulte de su/tu interés.

Sergio Alonso Reyes

 

“Posibilidades, muchísimas; pero pegas, muchísimas más” – Entrevista Círculo de Empresarios de Gran Canaria (22.11.2015)

Estimados lectores,

Quiero compartir con ustedes una entrevista que atendí a finales del pasado año con el Círculo de Empresarios de Gran Canaria. En ella hago una crítica a la sociedad pues entiendo que la irresponsabilidad se ha extendido.

¿Cuál cree usted que es el origen de la corrupción, la educación?
En el fondo vivimos en una sociedad corrupta. Y claro, la política es un reflejo de eso. Como además no nos gusta llamar las cosas por su nombre sino disfrazarlas… Por ejemplo: ¿cómo se han estado financiando los partidos políticos en este país? Que me lo diga alguien, porque las cantidades previstas para ello no son suficientes. Y están los sueldos que reciben los altos cargos: ministros, presidentes del gobierno, etc. Eso es lamentable y la gente se sorprende porque claro, cada uno lo mide en función de su propio bolsillo.

Y claro, así las vocaciones políticas son muy difíciles en España. He preguntado a algunas personas válidas el por qué no se meten en política. Y me han contestado lo mismo: “¿Qué tengo yo que ganar en la política? No tengo sino que perder”. Estamos hablando de la posición de personas honestas. Porque el sinvergüenza se va donde haga falta y donde huela el dinero.

Acabamos de estrenar la legislatura recientemente, no sé cuáles son las actuaciones, lo que sí sabemos es lo que viene generado, por ejemplo la moratoria… a usted ¿Le ha parecido útil para el turismo canario?
Eso ha sido una de las mayores barbaridades que se han podido hacer, no solo en Canarias, sino en cualquier sitio de Europa. Porque me parece una verdadera aberración pretender controlar el mercado desde la política, sobre todo por parte de señores que no han gestionado nunca un duro. “¡Es que hay mucho!”, argumentan. Pero bueno. ¿Y quién es usted para decir que hay mucho? Eso lo sabrá el inversor, que es el que está arriesgando su dinero y sabe hasta dónde puede llegar.

Desde arriba se quiere dirigir todo, y no puede ser así. Precisamente, la gran ventaja de los sistemas democráticos es que el poder está muy repartido y la iniciativa privada tiene un campo muy amplio. Pero aquí sucede todo lo contrario. Aquí encontramos obstáculo tras obstáculo para hacer cualquier cosa: todo el mundo sabe que la gran demanda en el turismo la atraen sobre todo los hoteles de cuatro estrellas. Y, sin embargo, eso es precisamente lo que se ha paralizado, tanto por el capricho de unos señores como por los intereses de otros, que eso también juega un papel.

Usted ha criticado muchas veces la excesiva administración que existe en las Islas Canarias ¿Cree que eso es un problema para crear empleo y que dificulta la labor de las empresas?

Normalmente, cuantas más instituciones y más pegas se pongan a todo, más funcionarios hay. Una cosa va ligada a la otra. Pero ojo, no estoy hablando solo de funcionarios, sino también de empleados públicos. Porque hay que añadir las personas que trabajan en empresas públicas y que hacen funciones de la administración. Y hay muchísimos. Y estas empresas públicas, además, suelen hacer la competencia a empresas privadas, lo cual es absolutamente desleal, porque con una empresa de ese tipo nunca se pierde dinero.

Se habla mucho de la diversificación de la economía en Canarias y es que tenemos un activo que es el turismo que es nuestro motor principal. ¿Cómo ve usted ese camino? ¿Cree usted que la diversificación debe venir de la administración pública?

La diversificación no puede ser algo que se dicta por decreto. Eso es un absurdo. Es decir, que ningún inversor viene porque alguien diga desde la política “hay que crear más empleo”. Quien tiene que emprender es el individuo y eso viene de la formación que se recibe tanto en la familia como en los centros educativos y las propias universidades. Mantener empresas que tienen déficit permanente solo por diversificar supone que los impuestos que todos pagamos van a subvencionar empresas no rentables.

Hay que analizar los temas en profundidad, no ir por la superficie y entonces comprenderemos que hay discursos vacíos que no tiene fundamento ninguno, pero que son populares y la gente los acepta con facilidad para no ir más allá.

Tenemos que dedicarnos a lo que podemos hacer: tenemos un puerto extraordinario que está pegado a África, y tenemos que ser un centro logístico para un montón de compañías. Eso ya está en marcha, pero no porque aquí hiciéramos planes importantes, sino porque las compañías miraban el mapa y decían “este es el sitio, vamos allí”. En todo caso, seguro que tropezaron con algunas dificultades, seguro… que si la licencia de no sé qué, la licencia de no sé cuánto… Hoy en día para trabajar en las nuevas tecnologías no es necesario vivir en un sitio determinado.

Tenemos un clima benigno, y a esos trabajadores les encantaría vivir aquí y trabajar para una multinacional, por ejemplo. Pero tenemos que contar con la fibra óptica suficiente. Además, tenemos un aeropuerto verdaderamente importante. Muchos aeropuertos, en realidad, porque estoy hablando de todo el archipiélago. Podríamos ser el taller de las compañías aéreas y no lo somos porque no queremos, porque estamos con mezquindades con ceder más o menos terreno.

Y la sanidad… si nosotros prestigiamos nuestra sanidad podremos vendérsela a mucha gente en África que cuando tienen un problema serio se van a París o a Londres… Y no prestigiarlo desde el punto de vista de los médicos y de las instalaciones, que las hay. Sino de organización, de gestión, que es allí donde hay un fallo importante. Posibilidades muchísimas; pero pegas, muchísimas más.

Con el afloramiento de nuevos partidos ¿Ve riesgo de que triunfen y haya inestabilidad en el gobierno que salga adelante el 20 de diciembre? ¿Cree que pueden poner en peligro el camino avanzado?

Miedo no tengo, porque yo creo exactamente que las aguas van a llegar a su cauce tarde o temprano. Lo que pasa es que todos estos movimientos provocan costos adicionales. Pongamos el tema de Cataluña: esta comunidad ha costado muchísimo dinero en este periodo de independentismo: la prima de riesgo ha subido, estamos creando miedo a inversores, porque el que está fuera no sabe interpretar estas cosas. Si un inversor quiere invertir en España obviamente sí se va a enterar y se va a preguntar qué es lo que está pasando. “Ahí hay un riesgo”, pensará, y cuando hay riesgos la gente se para. A no ser que piense que a más riesgo, más beneficio. Pero eso pasa en otros países: en España, con más riesgo no hay más beneficio.

Respecto de la economía… Yo no es que crea que hay mejoría, es que es evidente. El que no quiera verlo, tendrá sus ideas de origen partidista, pero es una realidad. Hay muchos ciudadanos que han conseguido trabajo en este último periodo, eso significa que estamos saliendo, eso es evidente.

Ahora bien, demagogias hay a montones.

La economía y la educación son dos de los grandes problemas que se encuentra en Canarias y España ¿Cuáles son sus propuestas y donde cree usted que habría que mejorar?

Yo creo que uno de los grandes problemas es que la política suele ser de corto plazo, porque quieren ver los resultados antes de las próximas elecciones para que la gente se convenza de que están haciendo una buena labor. El tema de la educación es un tema a largo plazo, pero es una irresponsabilidad no preocuparse. La educación tiene que evolucionar muchísimo, tiene que haber formación básica en economía. Aquí se ha caído en la irresponsabilidad absoluta de toda la sociedad, empezando obviamente por la política. Pero claro, la política es un reflejo de la sociedad.

Y creo que ahí, habría que censurar a todos los políticos que no han llegado a acuerdos de cómo tiene que ser la educación en nuestro país. Por eso hemos tenido muchos sistemas educativos no consensuados. Por eso en los rankings internacionales quedamos tan mal calificados.

Espero resulte de su/tu interés.

Sergio Alonso Reyes