Bienvenido y gracias por interesarse en mis ideas y opiniones.

La razón fundamental por la que decidí incorporarme a las redes sociales es que creo que nuestra sociedad necesita debate, pero no debate superficial, sino profundo, debate que nos enriquezca a todos, que nos permita introducirnos en el mundo de la política y la economía sin tapujos, sin temor, sin partidismos, sin hipocresías, sin adulonerías, sin esperar nada a cambio, fomentando la crítica sana y sobre todo la autocrítica. Para ello, lo mejor es desde el principio, hacer saber cuáles son nuestras ideas. Por este motivo, quiero dejar claro que me considero un liberal y así he actuado desde que tengo la madurez suficiente para opinar.

Los que me conocen saben los valores que defiendo y de mi preocupación por lo social y por los intereses generales. No voy a explicar aquí los ejemplos de mi trayectoria que acreditan cuánto digo, puesto que fácilmente se confundiría con un deseo de protagonismo y reconocimiento.

Estamos acostumbrados a desconfiar porque en nuestra sociedad parece normal que se defiendan los intereses personales, sin limitaciones éticas. Esta pérdida de valores conduce a la injusticia de creer que todos somos igual de egoístas, insolidarios, intransigentes con quien tiene una opinión divergente; temerosos ante posibles represalias desde los cargos públicos, periodistas, etc.

No es mi intención contestar a nadie que legítimamente discrepe, pero si notara una determinada tendencia contraria a mis opiniones, puede que lo haga para darles la razón o para contrarrestar con argumentos.

De momento, me voy a limitar copiando artículos e intervenciones que encuentre de interés, sobre todo porque cuando las pronuncié no era consciente de que años más tarde, hoy, podría pronunciar las mismas palabras sin que nada hubiera cambiado. Por otra parte, quedara evidencia de dónde erré en mis predicciones.

No se trata de entristecernos, ni que el pesimismo nos invada, se trata de reaccionar. Reaccionar con nuestra palabra y nuestros argumentos, para eso conquistamos una Constitución Democrática. Pongamos en práctica nuestra democracia y defendámosla todos los días, no de forma esporádica cuando nos interese.

El intento por parte del 15M de cambiar las cosas, no es precisamente la mejor fórmula, aunque inicialmente lo viéramos con cierta simpatía. Un movimiento de este corte no puede triunfar por el hecho de ser excluyente, pues ha ido reivindicando ideas de izquierda, lo cual lo hace excluyente y por lo tanto no es democrático.

Me estoy extendiendo mucho y no era esa mi intención, de manera que solo confío en que haya sabido explicar mis inquietudes, esperando no ser una voz en el desierto.

Les invito a la lectura de los artículos que he ido subiendo, clickando en este enlace o entrando en la sección de “Artículos”.

Nuevamente gracias.

Sergio Alonso Reyes

Empresario, Presidente del Grupo Domingo Alonso