Educación – Artículo de Opinión

Estimados lectores;

Se escucha con frecuencia “esta es la legislatura del consenso”. Ya, pero eso hay que demostrarlo llegando a acuerdos trascendentales. El primer lugar, le debería corresponder a la Educación, de lo contrario nuestro Parlamento Nacional, nuestros partidos políticos y todos los componentes “del que no cambie nada”, son unos irresponsables. Los países que estaban mal clasificados en los ranking internacionales han reaccionado, como es el caso de Finlandia que ocupa hoy el primer puesto.

Esta sociedad está invirtiendo grandes cantidades de dinero a este capítulo y tiene derecho a exigir resultados, y a que su dinero no se invierta en lujosos edificios. Por el contrario la austeridad debe estar presente, lo importante son los alumnos y su formación. Hay que enseñarles a pensar para que tengan criterio propio, la meritocracia debe estar presente (sobre todo en los profesores).

La mayor parte de las asignaturas no requieren memorización y, sin embargo, nos empeñamos en que los alumnos sigan memorizando datos que pueden obtener fácilmente por distintos medios.

Si no conseguimos motivar a nuestros alumnos e interesarlos en las distintas materias, y para prepararse para los rápidos cambios que inevitablemente se van a producir, entonces tendrán al final de sus estudios un título que solo les servirá para colgarlo en la pared. Las empresas que quieren evolucionar, se preocupan más por la capacidad de raciocinio y por la actitud de los que se incorporan.

Conozco a muchos profesionales de la educación que comparten mi punto de vista, sin embargo, por diversas razones han decidido tirar la toalla.

Que nadie se sienta agredido pues es solo una opinión, que no va contra nadie, pero sí pretende beneficiar a nuestros ciudadanos del futuro, que tendrán la responsabilidad de hacer grande nuestro país.

Comprendo también que desde la política se aplace este debate ya que los resultados se verán a largo plazo pero nosotros, la sociedad, debería velar por su futuro.

Artículo de Opinión publicado el martes 2 de mayo de 2017, en Canarias7.

Espero que sea de su/tu interés.

Sergio Alonso Reyes

El bono escolar (y 2), por José Francisco Fernández

Estimados lectores;

Quiero compartir con ustedes un artículo, que considero muy interesante, escrito y publicado por José Francisco Fernández Belda, El bono escolar (y 2):

““Aquel que no conoce la historia, está condenado a repetirla”, dijo Napoleón Bonaparte y puedo imaginar que fue esa reflexión la que alentó a Esperanza Aguirre a presentar en el XVIII Congreso del PP, su propuesta de establecer como principio ineludible la libertad de elección de centros y de modelo educativo, usando como herramienta el llamado bono o cheque escolar.

El principio de permitir la máxima libertad posible a los padres, siempre estuvo presente en su acción política, tanto en la etapa de Ministra de Educación (1996-1999) y en la de Presidenta de la Comunidad de Madrid (2003 a 2012). Convendría recordar a todos, y en especial al aparato de su propio partido cuando la apuñala alevosamente a la menor oportunidad para complacer a los jefes, el enfrentamiento visceral de los nacionalismos catalán, vasco, gallego y canario a su Plan de Mejora de la Enseñanza de las Humanidades en el Sistema Educativo Español, que pretendía aumentar el nivel de uniformización del currículo en Humanidades. Si ya entonces Mariano Rajoy, sucesor de ella en el Ministerio, renunció a dar esta batalla ideológica por la libertad, que trasciende el partidismo para ser una cuestión de principios y DDHH, ¿qué puede hacer pensar que hoy se apoye la propuesta desde Moncloa?

El bono o cheque escolar no es mas que un sistema realista para que los padres puedan ejercer sus derechos. En esencia consiste en asignar a cada familia una especie de cheque, no convertible en dinero para otro fin, equivalente a lo que al Estado le cuesta una plaza escolar. Con ese bono pagará la educación de sus hijos en el centro que libremente elija, sea público o privado. De esta forma los centros se preocuparán muy mucho de mantener la calidad educativa para atraer a más alumnos y aumentar así su propia financiación.

Ya en los años 80, Milton y Rose Friedman diagnosticaban en los EEUU el mismo problema que hoy vemos en España: “la enfermedad [sociedad sobregobernada] ha adoptado la forma de una privación a muchos padres del control sobre el tipo de educación que reciben sus hijos, tanto directo, por medio de la elección y el pago de las escuelas a que acuden éstos, como indirecto, por medio de las actividades políticas locales”. Puro totalitarismo.

En el mismo sentido abunda el pedagogo y psicólogo norteamericano, Kenneth B. Clark, culpando además a la burocracia escolar y sindical que parásita el sistema educativo: “lo más importante para comprender la capacidad que tiene el sistema educativo de resistirse a los cambios es el hecho de que el sistema de escuelas públicas protege monopolios públicos con una mínima competencia por parte de los centros particulares y parroquiales”.

Como hoy voy de citas, concluyo con otra de Maquiavelo, “todos ven lo que pareces, pocos sienten lo que eres”. Los partidos de izquierda, curiosamente autodefinidos como progresistas a pesar de que en materia educativa han cosechado el más evidente y estrepitoso fracaso, apuntalado con la LOGSE, y condenado a los alumnos al mayor retroceso conocido. Hablan de equidad, lo que pudiera parecer, para referirse al igualitarismo, lo que realmente es. Confunden torticeramente igualdad de oportunidades con igualdad de resultados.

Por eso odian que se predique el esfuerzo y el mérito para que quienes practican esas virtudes, puedan obtener mejores resultados. Por esto mismo, profesores irresponsables incitan a los estudiantes a su cargo a salir a gritar en las calles contra una evaluación del nivel educativo medido, lo más objetivamente posible, con pruebas externas. Eso son las precisamente las reválidas, contra las que se oponen para no quedar en evidencia, ellos y su ideología.”

Espero que haya resultado de su/tu interés.

Sergio Alonso Reyes

Tertulia La Mañana de Cope Canarias, con Mayer Trujillo

Estimados lectores;
Este martes tuve la oportunidad de compartir tertulia en el programa “La Mañana de Cope Canarias”, de Cadena Cope, con varios empresarios, de la mano de Mayer Trujillo. Durante esta tertulia pudimos compartir nuestros puntos de vistas sobre diferentes temas de interés actual.
A continuación la podrán escuchar:

Populismo Intelectual

Estimados lectores;

Quiero compartir con ustedes un artículo que escribí recientemente y que ha sido publicado en la edición de noviembre de la revista La Gaveta Económica:

El populismo solo puede triunfar en un país cuya población tiene un bajo nivel cultural, es decir, donde un porcentaje alto de la sociedad no tiene criterio propio y se deja llevar por la verborrea política. Sin duda alguna, el riesgo en estos países es la manipulación que permitiría a estas personas constituir un liderazgo dictatorial utilizando un disfraz de democracia.

Las personas que, sin embargo, analizan profundamente la situación procuran verificar la similitud con procesos análogos en otros países, despojando a éstos del velo bondadoso para descubrir todo un entramado que les llevaría a la miseria en el más amplio sentido.

Estas situaciones son fáciles de detectar, pues se escuchan con extrema frecuencia determinadas palabras: democracia, desigualdad, el pueblo soberano, ricos y pobres, rentas mínimas garantizadas, impuestos a los ricos Igualdad de oportunidades, etc.

Es evidente que la pobreza intelectual y económica, cuanto más amplia, más posibilidad de éxito para los demagogos.

Pero la pregunta clave no es ¿Cómo puedo yo vivir más cómodo? Por el contrario, lo que debemos preguntarnos es ¿Qué aporto yo a mi entorno, a mí comunidad, a mi país, a la humanidad?

Todo en relación a la capacidad intelectual de cada uno. No es necesario ser un Nelson Mandela o un Mahatma Gandhi, pues su inteligencia, su fortaleza y generosidad no son dotes frecuentes. Basta con ser respetuoso, despojarse de la envidia que corroe, ser generoso, no sólo económicamente, sino con el tiempo que los demás requieren de nosotros.

La mayor felicidad del ser humano es estar satisfecho con su propia trayectoria.

Espero que sea de su/tu interés.

Sergio Alonso Reyes